Gestin, S.A.P.
Escalera adaptada con silla

Problemas y soluciones a la accesibilidad en edificios

Problemas y soluciones a la accesibilidad en edificios

Servicio personalizado

Habitualmente las personas con dificultad de accesibilidad se encuentran con muchos problemas a la hora de entrar en un edificio. La mayor parte de los problemas se encuentran en dicha entrada. En este post vamos a ver algunos de los principales problemas y sus posibles soluciones.

La apertura de puertas puede resultar un gran impedimento, ya sea porque se cierran rápido, porque pesan mucho o porque no se mantienen abiertas. La solución es colocar un mecanismo de apertura y cierre efectivo para que la puerta pueda abrirse con una sola mano o sea automática.

Los escalones son uno de los problemas más habituales. La solución es sencilla. Simplemente colocar una rampa o instalar una silla salvaescaleras. Las plataformas salvaescaleras están diseñadas para las personas que se desplazan en silla de ruedas

Otra barrera es que el portal no tenga suficiente espacio para que pueda acceder y salir una silla de ruedas o un carro. La anchura debe de ser superior a 80 cm por lo que si no fuese posible el paso, sería recomendable que la comunidad ampliase el espacio.

Sin duda, la accesibilidad en los edificios se ha convertido en los últimos años una prioridad para muchas comunidades de vecinos. Sin embargo, es difícil encontrar edificios que no dispongan de ninguna barrera arquitectónica.

La mayor parte de los problemas de accesibilidad en los edificios ocurre en la entrada. El acceso fácil al edificio no es algo totalmente evidente. Vamos a analizar los principales inconvenientes desde la entrada al edificio hasta el acceso a planta y posibles soluciones a los mismos.

Barreras en el acceso al edificio

Existen tres tipos de barreras que se suelen presentar en el acceso a un edificio:

Escalones en la entrada o rampas muy inclinadas. Solución: Instalar una silla salvaescaleras o construir una rampa poco inclinada.
 Apertura de puertas: Puertas de portal muy pesadas o con dificultad de apertura. Además no se mantienen abiertas por sí solas, o se cierran muy rápido. Solución: Mecanismos de apertura y cierre situados a una altura entre 0,80 – 1,20m, de funcionamiento a presión o palanca y maniobrables con una sola mano, o automáticos.
Hueco de paso: Las puertas del portal no permiten el acceso a una silla de ruedas por su estrechez o dificultan su entrada y salida de carros por el mismo motivo. Solución: Anchura libre de paso ≥0,80m de medida en el marco y aportada por no más de una hoja. En el ángulo de máxima apertura de la puerta, la anchura libre de paso reducida por el grosor de la hoja de la puerta debe ser ≥0,78m.

Barreras en el interior del edificio

No se dispone de ascensor: La solución para ello es instalar un ascensor y si esta opción no fuera posible dadas las dimensiones del patio: instalación del ascensor en la fachada; instalación de una silla salvaescaleras…

El ascensor no se encuentra a cota 0 (al nivel del suelo del portal): La solución pasa por instalar una plataforma salvaescaleras, una silla salvaescaleras o una rampa con pendiente máxima del 12% cuando exista espacio.

 El ascensor no incorpora anuncio sonoro ni escrito en braille: La solución es incorporar señalización. Preferiblemente señales sonoras y visuales, con diferencias en la forma y color al resto de botones, para los movimientos de subida y bajada del ascensor, en la apertura y cierre de puertas, el aviso en planta… El sistema de señalización visual se ubicará en la parte superior de las puertas o en el dispositivo de control del ascensor. Toda la información básica e importante deberá tener lenguaje en braille. También incorporación de un intercomunicador visual para personas con audición reducida. De esta forma podrán comunicarse con el servicio de asistencia (línea telefónica del ascensor) en caso de emergencia o parada.

Estos son los problemas más comunes para acceder a un edificio. Pero, como podemos deducir, en el caso de los ascensores debería haber unos requisitos para facilitar la accesibilidad. Desde GESTIN te informamos de algunos de los requisitos de accesibilidad que deberían tener todos los ascensores.

Requisitos de accesibilidad en un ascensor

No por el hecho de disponer de ascensor en el edificio, este es accesible a todo el mundo. Para garantizar la accesibilidad a cualquier usuario, el elevador debe cumplir ciertas medidas y llevar incorporados una serie de elementos:

– Las dimensiones mínimas en general serán de 1 m de ancho por 1,25 m de profundidad. Esta cabina solo tiene capacidad para un usuario de silla de ruedas.

– Accesibilidad para usuarios en silla de ruedas (con acompañante): las dimensiones mínimas serán de 1m de anchura por 1,40 m de profundidad. Esta cabina permite alojar un acompañante en el sentido de la marcha.

– Si existe doble embarque dispuestas a 90º las dimensiones mínimas pasarán a ser de 1,40 m de ancho por 1,40 m de profundo.

Para que un ascensor sea 100% accesible, es necesario que incorpore los siguientes elementos:

– Pasamanos en el lateral, a una altura de 90 cm, un diámetro entre 40 cm y 50 cm, separado del paramento al menos 3,5 cm y con los extremos doblados hacia la pared. Si el pasamanos lateral impide el paso a una silla de ruedas, se podrá situar en la parte trasera.

– Zócalo con una altura superior a 30 cm.

– Podrá disponer de banco abatible en caso de que las dimensiones de cabina no permitan acomodar una silla de ruedas.

– Botonera de cabina situada a una altura comprendida entre 90 cm y 120 cm, separada de las esquinas al menos por 40 cm. Además, deberán estar adecuadas a personas con visión reducida (EN 81-70): botones con un tamaño mayor de 2 cm y que sobresalgan del panel y señalización en braile (la altura mínima del relieve ha de ser de 0,8 mm), entre otros.

– Botonera de llamada en planta ubicada a una altura entre 90 cm y 110 cm respecto al suelo.

– Incorporación de señalización. Como ya mencionamos, será preferible incorporar señales sonoras y visuales, con diferencias en la forma y color al resto de botones, para los movimientos de subida y bajada del ascensor, en la apertura y cierre de puertas, el aviso en planta… El sistema de señalización visual se ubicará en la parte superior de las puertas o en el dispositivo de control del ascensor.

– Incorporación de un intercomunicador visual para personas con audición reducida. De esta forma podrán comunicarse con el servicio de asistencia (línea telefónica del ascensor) en caso de emergencia o parada.

– Botón de alarma con testigo luminoso de registro de llamada y enlace de voz con la línea telefónica del ascensor.

– En las cabinas estrechas en las que un usuario de movilidad reducida no pueda hacer un giro de 360º será necesario la colocación de un espejo en la pared enfrentada a la puerta para poder dar visibilidad y que permita la detección de obstáculos a la hora de salir de la cabina con la silla de ruedas. El espejo deberá de colocarse como mínimo a una altura de entre 30 y 90 cm del suelo, nunca a ras de suelo ya que puede confundir a los usuarios de visibilidad reducida.

– Puertas automáticas con una anchura mínima de 80 cm y una altura mínima de 2,20 m. El tiempo de apertura debe ser suficiente para facilitar el acceso a cualquier usuario y además, para evitar el contacto físico, tendrá que llevar incorporado un dispositivo de protección (altura cubierta por el sensor de detección de personas entre 25 y 180 cm), como los sensores de cortina. Si se trata de puertas automáticas abatibles o de librillo, además deberán tener un espacio de 1,00 m de ancho y 1,20 m de fondo no barrido por la puerta. También será aconsejable la instalación de videoporteros así como ventanillas acristaladas en las puertas, para que personas con déficit auditivo dispongan de un contacto visual.

– El tiempo de mantenimiento de la puerta abierta deberá poder ajustarse hasta en 20 segundos. También habrá dentro de la cabina un botón de cierre de puertas.

– Nivelación de paradas. Es muy importante que el suelo de la cabina y el de la parada queden lo más nivelados posible (como máximo la diferencia será de 10 mm) para evitar tropiezos y facilitar la salida de personas en silla de ruedas.

– Acceso a planta: las puerta de acceso al ascensor han de contrastar con las paredes del rellano, para las personas con deficiencia visual. Además para facilitar la entrada de sillas de ruedas y carros, será necesario un espacio de seguridad libre de obstáculos frente a la puerta del ascensor. Este espacio deberá de ser de unos 150 cm de diámetro. Y no deberá de haber ningún tipo de inclinación. El indicador de planta tendrá un tamaño mínimo de 10 cm de ancho por 10 cm de alto y la numeración se presentará en altorrelieve contrastado.

– Sistema de iluminación homogéneo ubicado en el techo de la cabina fuera del ángulo de visión de los pasajeros, para evitar deslumbramientos. La iluminación en el interior de la cabina será como mínimo de 300 lux.

Si necesitas más información o te surge alguna duda en relación a la accesibilidad en los edificios, estamos a tu disposición en el 914 471 009. Estaremos encantados de ayudarte.

Call Now Button