GESTIN

144329150_s

Actividades molestas en una comunidad de vecinos: ¿Qué se puede hacer?

Lo cierto es que, cuando se vive en una comunidad de vecinos, pueden darse actividades molestas para uno o varios propietarios y lo idóneo es que se sepa qué hacer. Hoy, desde Gestin, os hablamos de ello.

Actividades molestas en una comunidad: ¿Qué se puede hacer al respecto?

Cuando hablamos de actividades molestas tenemos que saber exactamente a qué nos referimos, ya que serán aquellas que estén prohibidas por normativa o que vayan contra las relaciones de vecindad.

Algunos ejemplos son:

  • Música u otros ruidos durante la noche
  • Alteración de la vida vecinal por los alquileres turísticos
  • Obras
  • Actividades comerciales que no estén permitidas
  • Chimeneas o aires acondicionados que puedan ser una molestia para los vecinos.

Cuando se da una de estas situaciones, lo más idóneo es que se acuda a un administrador de fincas para saber toda la información pertinente. Por otra parte, los pasos a seguir dependen de las personas que se hayan visto afectadas por dichas actividades. Aunque hay que diferenciar entre si el problema afecta a toda la comunidad o solo a un propietario.

Si es a todos, la comunidad requerirá al causante mediante una notificación en la que se le dará un plazo para que acabe con el cese de la actividad; también se le informará de que, si no se hace, se irá por vía judicial. En este caso habrá que convocar una Junta de propietarios en la que se autorizará al Presidente para acabar con la actividad. Se aportará a la demanda dicho acuerdo y se continuará el proceso, siendo un problema para el infractor. Tendrá que dar una indemnización además de una privación del derecho al uso del inmueble, así como el cese completo de la actividad que ocasionó el problema.

Si la actividad molesta solo afecta a una persona, ésta tendrá que comunicárselo al Presidente y se seguirán los pasos comentados anteriormente. Si el infractor no accede, la situación se complica. No obstante, hay que contar siempre con el apoyo del Presidente para cualquier acción, aunque el propietario puede hablar personalmente con quien le causa las molestias para intentar solucionar el problema sin llegar a mayores.

COMPARTE ESTA PUBLICACIÓN